¿De dónde vienen las famosas sales de Schüssler?

¿De dónde vienen las famosas sales de Schüssler

Probablemente casi todo el mundo haya escuchado hablar en alguna ocasión de la bioquímica. También de las sales de Schüssler. Pero, ¿de dónde vienen estos conceptos? La respuesta es: del Doctor Wilhelm Heinrich Schüssler.

 

El término “bioquímica” fue acuñado por Schüssler hace ya más de 130 años. El Doctor adoptó el término griego “química”, que consiste en el estudio de los elementos, y lo complementó con la palabra “bios”, que significa “vida”.

 

Así, la bioquímica se refiere a los procedimientos y reacciones que se producen de forma natural en el organismo, tales como la digestión, el metabolismo o la respiración. Además de esto, la bioquímica indica el tratamiento que Schüssler desarrollaría después de muchas investigaciones.

 

¿En qué consiste la terapia con las sales de Schüssler?

 

Esta terapia se reduce a doce sales minerales que contiene nuestro organismo de forma natural, y que se ingieren día a día a través de la alimentación. Pues bien, Schüssler descubrió que a partir de estas sales era posible elaborar remedios bastante más efectivos que los puros minerales que nos da la alimentación.

 

Así, las sales minerales de Schüssler tienen la capacidad de estimular o restaurar las funciones corporales, corrigiendo incluso los trastornos funcionales que presente el organismo. Schüssler hablaba de moléculas salinas, pero se ha podido comprobar que las sales minerales se crean a través de la unión de metales y no metales.

 

Schüssler desarrolló sus métodos bajo la influencia de las teorías básicas del Doctor Samuel Hahnemann, que fue quien descubrió la homeopatía. Sin embargo, Schüssler deseaba encontrar una vía más sencilla que la homeopatía con la que ayudar a sus pacientes.

 

Schüssler investigó cuales son las sales con más presencia en nuestro organismo

 

El Doctor Schüssler quiso saber cuáles eran las sales minerales más habituales en el cuerpo, y en el tejido muscular encontró sobre todo fosfato de potasio y fosfato de magnesio. En las membranas mucosas halló cloruro potásico, y en el tejido óseo, fosfato cálcico.

 

El pensamiento homeopático de Schüssler vio en esto tan solo un pequeño paso hacia la idea de usar las sales de un tejido como un remedio para enfermedades en dicho tejido. De este modo, las sales empleadas en las enfermedades musculares son el fosfato de magnesio y el fosfato de potasio.

 

Gracias a los trabajos de investigación hechos antes por Virchow, Schüssler supo que las sales tenían que llegar directamente a las células enfermas en partículas muy pequeñas, pudiendo así penetrar en ellas con sutileza.

 

Por otro lado, Schüssler hizo otro descubrimiento importante, que fue que cuando las sales en polvo se mezclaban con agua y el paciente se lo bebía a través de sorbos pequeños, la mayoría del medicamento no llegaba al estómago sino que se absorbía por las membranas mucosas de la boca. Y esto permitía un efecto más rápido.

 

Finalmente, cabe recordar que Schüssler solo prescribió las sales que había creado él mismo. Schüssler aconsejaba utilizar compresas o paños en casos de problemas cutáneos, tales como cortes, hematomas y picaduras de insectos. 

 

 

 

 

Dejar un comentario

captcha