Errores de las empresas que las llevan literalmente "a la ruina"

Errores de las empresas que las llevan literalmente

Por más que pueda resultar contradictorio, en ocasiones ocurre que hay empresas que consiguen fortunas y sin embargo, sus responsables no saben administrarlas correctamente. Parecería que quien logra un éxito así debería tener la capacidad de saber gestionar semejantes ganancias. Pero esto no siempre es así.

 

Aunque las grandes compañías trabajan con profesionales bien preparados  y remunerados, a menudo toman decisiones que chocan y no son completamente acertadas. De forma que un simple descuido, puede suponer un auténtico desastre. Hoy en día prácticamente cualquiera puede crear una empresa, gracias a Internet. Existen herramientas para consultar dominios libres, generar nombres de empresa, crear un logo o conseguir un logo gratis, etc. Pero de poner en marcha un negocio a saber gestionarlo, va un trecho en el que muchas personas se pierden.  

 

Lo cierto es que existen errores que hacen que algunas empresas se vuelvan vulnerables. Los que citamos a continuación son algunos de los principales fallos que se producen en el ámbito empresarial y que ponen en riesgo las fortunas que en principio parecerían más estables.

 

 

Demasiada arrogancia y soberbia

 

En ocasiones, la arrogancia y la soberbia que muestran algunos directivos pueden llevar a arruinar un negocio. Incluso ha habido empresarios que han declarado haberse dado cuenta en algún momento de su carrera que las ansias de liderazgo de una compañía iban a convertirse en el peor enemigo de la misma.

 

Someter a los trabajadores mediante el miedo

 

Algunas personas piensan que el miedo es un acicate para los empleados, de forma que si estos se encuentran bajo presión, trabajan mejor. Pero esto no es en absoluto así. También existen testimonios sobre empresas en los que los malos tratos a sus trabajadores, y la política del miedo ejercida por los responsables de la misma, llevaron a la empresa al fracaso. Tras lo cual, el mostrar interés por los problemas de los empleados fue una de las soluciones a la situación de la compañía.

 

Querer crecer por encima de lo razonable

 

Una codicia sin límites también puede suponer un gran problema en una empresa. Los expertos señalan que las compañías deben poner el freno a sus ganas de crecimiento, para no asumir riesgos en exceso. Se han dado casos de empresas que han tenido grandes pérdidas al reducir sus márgenes de ganancia con tentadoras ofertas para atraer a los clientes.

 

Directivos demasiado codiciosos

 

Un factor que incide en el éxito de la empresa es la capacidad de sus responsables de equilibrar los sueldos y repartir las ganancias. En relación a lo cual, los expertos han apuntado que las juntas directivas llegan a convertirse en un problema en todas las compañías, ya que están demasiado pendientes de los sueldos de los altos ejecutivos.

 

Apariencias falsas

 

Son muchas las compañías que ponen todos sus esfuerzos en aparentar de cara a la galería que todo va bien, pero su realidad en términos económicas puede ser muy distinta. Esa simulación hace que muchas empresas realicen gastos demasiado grandes para ellas, en ofertas y campañas publicitarias que hacen que sus deudas se incrementen aún más.

 

 

Dejar un comentario

captcha